¿Por qué adquirir una mandrinadora horizontal?


Cuando un centro de maquinado ya no es capaz de admitir un tamaño de pieza específico, porque se requiera elaborar partes de 1.5 metros o más, debe adquirirse una mandrinadora.

Esta máquina puede hacer fuertes cortes y piezas mucho más grandes. Para cumplir con los requerimientos de la industria, existen en el mercado mandrinadoras con mesa fija o con mesa rotatoria que pueden indexar a cada grado o tener un indexado a cada milésima de grado.

Existen fábricas que proveen excelente calidad como Doosan Infracore cuyo límite de tamaño en una mandrinadora es de 4 metros en carrera en X. Sin embargo, también se encuentran máquinas para la fabricación de piezas de barcos, partes de avión, etc. de hasta 15, 25 o 40 metros de largo, especiales para casos muy específicos.

Este equipo de gran fuerza puede realizar operaciones un poco más complejas que un centro de maquinado, como maquinar un interior al centro de la pieza, calibrado a un diámetro específico de 6 a 10 pulgadas de diámetro. Una mandrinadora tiene la capacidad de maquinar esas cavidades internas gracias a un dispositivo especial: el husillo que se desplaza en el sentido del eje Z.

Además, las mandrinadoras se encargan de trabajos más elaborados por la opción de adaptar equipos adicionales, como el Facing Head para hacer conos que funciona en los casos en que las máquinas cuentan con un eje W. Con este aditamento se pueden hacer ranuras internas en diámetros interiores y muchos otros procesos que no son posibles con un centro de maquinado.

Eso sí, se debe tomar en cuenta que la mandrinadora es un poco más lenta que un centro de maquinado horizontal en el sentido de los movimientos; sin embargo, su costo-beneficio es alto ya que realiza cortes mucho más fuertes en caso de fresados. Por esto es una máquina muy recomendable para las industrias relacionadas con fabricantes de equipos de cierta magnitud como: tractores, equipos agrícolas, montacargas, retroexcavadoras, equipos o aditamentos pesados para la industria automotriz, mecánica, etc.

Finalmente, un punto importante a tomar en cuenta es, sin lugar a dudas, la calidad y el costo de la mandrinadora. Las de precio muy elevado son aquellas de fabricantes europeos: Alemanes, Italianos, Checos… que ofrecen una precisión muy alta y buena calidad. Por otro lado, los equipos de fabricantes Coreanos los cuales tienen una relación costo beneficio muy aceptable con precisión alta y buena calidad, y después los equipos de fabricantes Taiwaneses cuentan con precios más accesibles, pero la precisión es menor y la incidencia de mantenimiento requerido pudiera ser mayor.

Por lo tanto, si su empresa requiere de procesos más complejos y fabricación de piezas de gran tamaño… evalúe la precisión que necesita primero y adquiera después el producto que se adapte a sus necesidades.  


< Regresar a Noticias